Icon proyect

Guimarães, Portugal

2011

Área:
100 m²
Estatus:
Idea
Programa:
Arquitectura efímera
Proyecto seleccionado para Guimarães 2012 – Capital Europeia da Cultura.
Cliente:
En colaboración con el Arquitecto Filipe Silva

La ruina, hueca, vacía, deteriorada por el tiempo, inaccesible e intocable, pero disponible. Interesa este objeto, perdido en el espacio urbano, en la ciudad - olvidado. Atrae al carácter prohibido y cerrado, pero de repente abierto y habitable.
Se propone escenificar un solo evento repetido o no, que a su vez provoque una sensación, un momento. Un icono urbano, una memoria colectiva.
La escultura que proponemos utilizando el globo inflado, aprovechando las referencias de la infancia, pero añadiendo escala, luz y repetición a él.
El globo inflado tiene dos funciones además de su valor nostálgico. De día crea sombra, un dosel geométrico y matemático perfecto delimitado por la ruina. Por la noche se desmaterializa en la luz creando un espacio interior e íntimo, pero sirviendo como un faro que marca un mapa imaginario, puntos de intensidad nostálgica repetidos en la ciudad. Tropezando con estos espacios, en estas esculturas habitables debe ser un momento único en la memoria.
El icono debe ser el resultado de este oportunismo. Un llamamiento tirano a la memoria, objetos de la infancia, fronteras prohibidas y espacios inaccesibles.
Se supone que es la prepotencia de predecir un ritual, ritmos colectivos. La creación de una identidad grupal, descubriendo el potencial de estos espacios, la calidez de la luz, el placer de la sombra y la protección de la ruina. Por esta razón sabemos que un espacio sólo es reductivo.
La propuesta era una unidad, un espacio. Sin embargo, proponemos una serie de espacios que pueden ser ocupados por escultura habitable, reforzando la idea de un mapa imaginario. Cada espacio contiene vectores diferentes y únicos que contribuyen a una experiencia particular. Esta repetición puede encontrar otras formas de marco financiero.

Galería >>
1/1